martes, 16 de diciembre de 2008

Digo por que no digo

"Sólo faltaba un brindis: el de Arturo
el del bohemio puro
de noble corazón y gran cabeza

Aquel que sin ambajes declaraba
que sólo ambicionaba ...
robarle inspiración a la tristeza"(*)

¿Y de qué hablas en tu blog?
No hablo de nada. Sólo escribo.
¿Pero de qué escribes, pues?
De cualquier cosa. De nada y de todo. Digamos que no sigo un tópico predefinido. No quiero hacerlo. No quiero ser un blog de política por que la política me cansa y además por que siempre están los gurús, no quiero ser un blog de derecho por que el derecho me deprime, no quiero ser un blog de deportes por que ese lo tengo en otro lado. Sólo quiero ... escribir.
Puta, eso me parece hasta el queso. Si no comunicas algo, entonces no escribes, sólo balbuceas. Si no vas a tocar un tema en particular es como si no hicieras nada, sólo estas en el cargamontón. Eres uno más sumido en su mediocridad.
Lo que pasa es que tal vez tu no puedas entender que lo que yo busco y obtengo es el simple placer de escribir. Osea, yo no quiero ser un referente de opinión ni nada por el estilo. Yo lo que quiero es escribir. El blog es mi block de apuntes. Y lo tengo por que me nace de los huevos que mi block de apuntes sea un blog. Y si a ti no te gusta, pues no lo leas.Aparte, no tengo que meterme a hablar de música o política sólo por que a algunas personas les parezca que, si tienes un blog y no hablas cuatro paparruchadas como si fueras un conocedor, en realidad estas perdiendo el tiempo.

...

Y si.

Yo sólo quiero escribir. Cuando la izquierda y la derecha se ponen de acuerdo y se dirigen al teclado, escriben solas. No sé si llegaré a algún lado a fuerza de tecla presionada pero ... que bien que me siento. A mi manera, mi única ambición es totalmente etérea, y parece que también es, unicamente, robarle inspiración a las cosas.

Asi que puedes llamarme "Arturo" si te place y también puedes irte al cuerno con tus observaciones.

Digo, es un decir.

(*) Fragmento de "El brindis del bohemio" de Guillermo Aguirre Fierro.

1 comentario:

Ernesto dijo...

Pues es por eso que se escribe mi querido Chalo, porque se siente ganas de decir algo, lo que sea. Lo demás es cojudez purita.