miércoles, 7 de junio de 2006

7-6-6

Hoy es siete de junio del 2006. ¡Felicitaciones! ¡Sobrevivimos! ¿A qué? Pues al día de la Bestia, hombre. ¿A qué más?

Es realmente gracioso cómo la gente se sugestiona con cosas tan desprovistas de significado. Realmente a mi me cuesta creer en serio que alguna persona en sus cabales haya guardado, aunque sea, la leve sospecha de que el día de ayer iba a pasar algo "muy maligno". Incluso me negué a tomar en serio el comentario que me hizo la simpática chica del Banco que me ayudó a abrir mi nueva cuenta. Cuando firmé el contrato y puse la fecha (06/06/06) la miré y sonreí mientras decía "linda fecha ¿no?". "Ni diga, señor, ni diga" - me respondió mientras se hacía la señal de la cruz, pero no esa simple sino aquella de tres cruces (frente, boca y pecho) que me enseñaron cuando era chiquito y que tenía una letanía que, gracias a Dios, ya no me acuerdo. Incluso en ese momento me negué a creer que alguien podría tomar en serio lo del número y la fecha. En fin. Igual no pasó nada, como no iba pasar.

Yo recordaré ese día como el cumpleaños de uno de mis mejores amigos, el cual, por cierto, no tiene absolutamente nada de diabólico. A lo mas de apóstata declarado y confeso pero ... eso no es ser diabólico, es ser sensato.

Lo que si me llamó la atención fue el mutis de la iglesia. ¿No se suponía que la Santa Madre debía cuidar a sus ovejas y decirles algo que disipe el temor y la ansiedad que carcomía a sus mas fieles fieles? ¿Por qué no dijo nada? ¿Acaso la tranquilidad de la grey no es mas importante que pelearse con la gente que va al cine a ver la película mas baja del año? ¿Acaso no merecía una palabra la gran cantidad de sangrantes cruces invertidas que proliferan por la ciudad anunciando otra película? ¿Acaso eso no ofende tambien a la cristiandad? ¡Por Dios, son señales de satanás!

Y ¿saben? me parece que este silencio no es gratuito. Al contrario, es estratégico. ¿cómo así? Pues que este temor y estas cruces invertidas no les malogran el negocio, al contrario, se los alienta. Apuesto mi cabeza que hay mas gente yendo a las iglesias y rezando y creyendose a pie juntillas las consignas que se sueltan. Mas ovejas descarriadas que vuelven al corral. Al contrario, no creo que el Código Da Vinci y sus litografías con la carita de la señorita Tautou hayan llevado a ningún fiel de vuelta al confesionario. Entonces ¿para qué atacar lo que nos es favorable? Quien puede dudar que esta semana, el 666 y las cruces invertidas han sido el mejor aliado de la Santa Madre. Digo, es un decir.

2 comentarios:

Ivan dijo...

Interesante pensamiento Pecadorrr!!
pero tu razonamiento exige que dentro de la iglesia exista un plan maestro de dominiacion subliminal que francamente considero poco probable, no por falta de intención mas bien por falta de capacidad, unos personas tan folckloricos, naaa les das demasiado credito.

Chalo dijo...

Pequé por exceso, entonces. ¿Ajusto mas el cilicio de mi pierna izquierda?