lunes, 12 de junio de 2006

No puedo ver el Mundial

Pues eso, que no puedo ver el Mundial. Por lo menos de lunes a viernes. El bendito trabajo y el horario de oficina. Ahora terra.com.pe y peru.com se han convertido en mis mejores amigos. Con varios minutos de retraso me entero de los goles que se meten. Claro que mas eficiente es el grito de gol que se escapa del piso 10 (seis pisos mas abajo de donde yo trabajo) donde pusieron cable y ven el Mundial. ¡Que envidia! mientras yo aquí trabajando. ¡¡¡¡Pero yo gano mas que ellos!!!!!

Luego de la catarsis viene la reflexión. Antes, cuando era mas chiquillo y estaba en la universidad, recuerdo que discriminaba que partidos ver y cuáles no ver. No tenía absolutamente nada que hacer en todo el día y a pesar de ello me negaba a ver partidos como el Italia versus Chile del mundial 98 o el China - Costa Rica del 2002, ya sea para estar con la enamorada o por que me daba sueño. Y es que, en realidad, no me llamaban mucho la atención. A mi me gusta el fútbol pero ... para soplarme un partido entero debo tener mucho interés en él. Incluso los del Cristal no los veo enteros, salvo que esté en el estadio, claro.

Pense que este mundial iba a ser igual, que nada iba a poder mantenerme sentado dos horas frente al televisor viendo a Angola o a Trinidad y Tobago. Pero me los vi. De pe a pa. Tal vez sea que el futbol me gusta mas, tal vez que un mundial siempre es un mundial, tal vez que mis sabados y domingos necesitaban de algo mas entretenido, tal vez sea el saber que durante la semana no voy a ver ni un solo partido. La cosa es que me soplé los seis partidos sentado en la sala, en pijama, con un buen vaso de gaseosa y mis pipas (semillas de girasol saladas que alguna alma caritativa me proveyó desde España - gracias donde quiera que esté - y cuyo consumo es sumamente divertido, a pesar de la sal).

Este fin de semana que pasó he aumentado dos centímetros mas de barriga gracias al tiempo sentado y a los cuatro litros de gaseosa que me debo haber consumido en doce horas de fútbol (el proximo fin de semana, haré abdominales mientras miro los partidos, a mi no me van a ganar). Tambien obtuve los labios partidos y la lengua adolorida por toda la sal que ingerí. Pero me sentí muy feliz. ¡Que bien! ¡Ya llegó el mundial! Digo, es un decir.

3 comentarios:

Ivan dijo...

Futbol, Gaseosa y pipas!!!
lo maximo bajo este sol de Dios, ya es hora de que le den la organizacion de los mundiales a paises mas cercanos a nuestro GMT - 5, eso de ver los partidos de madrugada o en las mañanas es lo mas antisocial que hay.

Fiore dijo...

A ver, analicemos esta queja constructiva hacia la FIFA porque no penso en ti Gonza!! porque no analizo bien la hora de cada partido...pero bueno... !!!tu ganas mas que ellos!!! asi que esa satisfaccion propia no se compara con nadie de tu edificio... Por otro lado eso de ver los partidos en pijama, con gaseosa y snacks a diestra y siniestra es una actitud mundialista!!!pero sobre todo es tu manera de disfrutar el momento y poder gritar gol!! cuantas veces quieras...Muy buen comentario... un beso. ah!!! Me debes una cajetilla de lucky strike light :)

Reivajss dijo...

bueno...
un Mundial... siempre es un Mundial :)