jueves, 23 de noviembre de 2006

Plato nacional

Ayer mi jefe tuvo la genial idea de llamar a directorio a las 12:00 en punto. Justo una hora antes del almuerzo. Es que él tenía que estar a las 7:00 en el aeropuerto. Se iba a Buenos Aires. Que envidia.

Los directorios suelen durar entre 1 hora y media y dos horas y media. El de ayer duró casi dos horas. Se discutieron muchas cosas, de las que no puedo dar detalle bajo pena de ser expelido de mi centro de labores (tengo la ligera sospecha de que mi jefe lee mi blog, en todo caso, ¡saludos!). Sólo voy a rescatar una frase: "para un pollo a la brasa".

Cinco abogados hambrientos en una sala cerrada y se soltó la frase mágica. Se cruzaron miradas y puedo jurar que algún estómago crujió.

Cuando quince minutos despues bajábamos la escalera, nadie preguntó a dónde iriamos hoy a almorzar. Todos sabíamos que la elección habia sido tomada desde antes que acabe el directorio. Señores, hoy toca pollo a la brasa.


Ayer, mientras destazaba la jugosa pierna, pensé que los peruanos nos somos tan sinceros. Que el plato nacional, mas aún que el ceviche, es el pollo a la brasa. Desde el que viene con su aguadito y que fue el primero que yo conocí en las pollerías del Cusco hasta ese que me comentaron que venden en Iquitos y que viene con plátano frito. Realmente un manjar. No debe haber humilde aldehuela en este suelo de Basadre, Palma y Cubillas donde no haya un horno prendido y tres pollos dando vueltas enjugados con ese aderezo de los dioses que incluye cerveza, sillau, sal, pimienta, y el secreto del abuelo, de tantos abuelos. En fin.

Luego de escribir este post, se me ha hecho agua la boca, Creo que hoy de cena también va a tocar pollo a la brasa. Digo, es un decir.

2 comentarios:

R. de H. dijo...

Hace tiempazo que no como pollo a la brasa, me has provocado. A propósito del pollo a la brasa, hace un tiempo me enteré que estaban vendiendo hasta 1/8 de pollo a la brasa; seguro luego será 1/16 y por último venderán el aroma.

Chalo dijo...

¿A 20 céntimos la olida?