viernes, 10 de noviembre de 2006

Techo mi choza

No sé ustedes pero yo me acuerdo de cuando aprendí a leer. Recuerdo que a parte del libro que usaba en el colegio había en mi casa dos libros ya viejitos que seguramente utilizaron mis hermanos mayores y que mi madre me dejaba ojearlos y jugar con ellos, mas no cortarlos ni pintarlos. Aunque, para decir la verdad, tambien recuerdo que mis hermanos ya habían pintado todo lo que había por pintar. En fin.

Recuerdo las adivinanzas y los trabalenguas que se usaban entonces y que ignoro si se seguirán usando aún. Que Pepito el Bandolero, que Catalina Patas de Gallina y demás hierbas del campo. Pero ultimamente recordé una en especial. Sin motivo aparente vino de los archivos de la memoria y me tuvo repitiendo el nombrecito a ver si me acordaba del resto del párrafo. Incluso se lo comenté a Iván quien tampoco recordó nada.

Hoy, buscando cualquier cosa en la internet antes de irme a mi casa a descansar, entré a esta página que es tan cumplidora para quienes tenemos memoria de cosas que ya no se usan o publicitan. Y, viendo los enlaces, encontré justo la imagen que mi memoria fijó del libro con que aprendí a leer y con el párrafo que estaba buscando hacía días. Como llamada por mi recuerdo apareció en internet (donde no esperé jamás encontrarla, debo confesar) María Chucena techando su choza. La misma imagen de mi librito de hace mas de veinte años.



Los mismos monigotes, las mismas caras, incluso las mismas chapas bien sonrosadas. De pronto regresioné y me sentí de nuevo de cuatro años y me leí sin dificultad el párrafo que quería recordar y que, por tantas ches, en su momento era dificil de leer. Cuando terminé me sorprendí a mi mismo, de cuatro años, sentado en el escritorio de un abogado atareadísimo y atiborrado de papeles. Que conflicto. Quiero regresar al Cusco del 84, donde mi mayor preocupación era poder leer de un solo tirón cómo Maria Chucena no techaba su choza ni techaba la ajena sino que techaba la choza de María Chucena. Digo, es un decir.

5 comentarios:

Marea dijo...

María Chucena, nooo, no había escuchado ese nombre en siglos...bueno años.

Angélica Camacho dijo...

Que tierno post, de esos que te transportan a tu chiquititud.
La verdad nunca había visto esa imagen pero compartí tu sensación de nostalgia.

Flor Liliana dijo...

Te comprendo, yo también he estado buscando ese trabalenguas de María Chucena, pero jamás pensé poder esas tiernísimas imágenes, sólo las había visto en el Libro "Amigo" que nos lo prestaban en de la biblioteca de mi hermoso colegio nacional 3033 ahora Andrés Avelino Cáceres de San Martín de Porres. Uno de estos días iré a Amazonas buscar ese hermoso libro. Amigo, como el libro, me encató tu post, yo también me transporté.

Liliana.

Maria Escorza dijo...

Me es grato tener esta rima y me hace recordar viejos tiempos de mi niñez .Agradezco a la persona que ha incluido este tema en internet, me gustaría revisar el libro completo si es que lo tuviera , le agradeceré por siempre
Judhit

ILCE TONGSHI dijo...

que viras da el el viento en este mar del internet,que mientras buscaba monigotes, se aprece mi recordada maria que techa su choza;ahhh que recuerdos aquellos en mi escuela... me parecían geroglificos esas letritras que tan ávidamente lo sniños deprimari aleian a coro.. "maria chucena techa su choza...".. cogia ese misterioso libro y me quedba horas viéndolo. fincuando aprendi a leer , maria no terminaba su choza, pero ahora si la leia,pausadamente y uno queotro rato saltando del susto (porlas correcciones de mo maestra, jejejej) que tieposss