jueves, 21 de febrero de 2008

Cuando te tienes que abrir ... te cierras.

Te lo juro, macho, por mi madrecita que yo tenía todas las ganas de verme el eclipse de luna. Hasta había consentido dejar de ver por unos minutos a mi esportin querido que ganó con mucha suerte para subir a la terraza y ver a la luna teñirse de rojo.

Las bolas.

No vi nada. El cielo de Lima, tan despejado en verano cuando se trata de colaborar con tu cancer de piel durante las mañanas, ayer se cerró y tercamente no dejó ver ni un cachito de luna. Esa bola blanca luminosa que vi ayer era el faro del parque de atrás de la casa y, no, no tuvo ni tendrá eclipse.

Mas, mientras a mi esportin querido le metían - y los anulaban- tres goles, recordé la vez que vi un eclipse lunar. Debió ser el 88 o el 89. Yo aún era chiquillo y vivía en Huancayo. Un Huancayo de épocas de terrorismo y escasez. Pero en fin. Recuerdo que mi casa quedaba en un primer piso independiente y que en el segundo vivía una tía mia con mi prima y que esa noche mi viejo, mi hermano medio y yo subimos a la casa de la tía para cenar y para ver el eclipse. Hacía frio, mucho frio y todos estábamos encasacados.

Y así, en un largo y aburrido proceso que duró toda la noche, nos levántamos de frente del televisor e ibámos a ver a la luna que se iba poniendo, poco a poco, totalmente roja.

A mi me pareció un fraude, macho. Yo entendia un eclipse lunar de la misma forma que un eclipse de sol y esperaba ver cómo la sombra circular iba a ir tapando progresivamente todo el sátelite hasta que no se viera nada de él. Pero no. Por el contrario, la luna se puso roja y eso me pareció una estafa. Y aunque me dijeron que los eclipses de luna son así, con luna roja, yo no me sacaba de la cabeza que eso no era verdad y que un verdadero eclipse sólo se puede llamar así si es que el astro desaparecía. Que lo que yo había visto era un vil engaño y no un eclipse con todas las de la ley.

!Ya no hacen los eclipses como antes! fue mi idea al irme a mi cuarto a dormir. Y de esta frase si me acuerdo bien por que me sigue causando gracia.

Y creo que algo de razón tuve por que en los de hoy, veinte años despues, ya ni siquiera hacen eclipses que se puedan ver. Digo, es un decir.

4 comentarios:

RacuRock dijo...

"Ya no hacen los eclipses como antes! fue "... me hizo reir.. buena frase.. yo lo vi pero un ratito nomas. y el rojo es por la contaminacion

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Hola amigo Chalo, serán las coincidencias, pero yo andaba en el estadio en donde mi Deportes Tolima luchó por sacar un lánguido empate con Millonarios, con gol anulado incluido, también, y tampoco vi el eclipse porque la lluvia lo impidió...afortunadamente tenemos recuerdos de otros eclipses.

Un saludo

Milhoras dijo...

jua jua jua, flet, flet flet...
simplemente ya no hacen eclipses... no veo uno desdeeeeee, eteee, hmmmm eteeee, creo que nunca vi alguno :(

Romy dijo...

Por lo menos para tí el peor de los males fue solo que el cielo esté nublado "as usual". buuuuu...