martes, 15 de julio de 2008

Puertas.

El último sábado, en el cumplidor - como casi siempre - Bar Yacana empezó a sonar "Break on through" de The Doors.

Mientras apuraba mi vaso de cerveza y escuchaba el teclado de Ray Manzarek caí en cuenta de que a The Doors hay que escucharlos de la forma como yo nunca los he escuchado: completamente ebrio.

Y me dieron ganas de hacerlo.

Pero la canción era muy corta y yo no suelo emborracharme tan rápido. Digo, es un decir.

3 comentarios:

Angieypunto dijo...

Mejor empieza mucho antes y luego pon el disco ;)

TRuLy dijo...





Estoy de acuerdo con Angie.



CARLOS ARTURO GAMBOA dijo...

Si señor, The Doors es ebriedad...

Un saludo amigo