jueves, 5 de octubre de 2006

¿Cómo? ... ¿Tangos, tú?

Yyyyyyy, psé. ¿Qué querés que te diga?


De tangos había escuchado lo que ha escuchado todo el mundo, el ritmo de cuatro golpes mientras veías bailar a una pareja. Reminiscencias de una ciudad lluviosa donde la gente caminaba con ternos y gabanes y sombreros y bufandas y bailaban como muñecos de cuerda. Imaginación de niño.

Digamos que el punto de quiebre fue hace no muchos años. Mi madré abrió los baúles del cuarto de mi abuela donde se guardaron por décadas las cosas de mi abuelo, ido ya hace 38 años. Entre las cosas que guardaron el cariño y el olvido encontró incunables discos de 45 rpm de tango. No lo sabía yo, a mi abuelo materno le gustaba mucho el tango. Mi padre, conmovido ante el hallazgo, grabó en nuestro viejo pero rendidor equipo "Technichs" de hace mas de 20 años, varios discos en un caballeroso casé Sony de 90 minutos. Justo en ese momento yo llegué a Huancayo, no recuerdo para qué. La curiosidad pudo más y me puse a escuchar la bendita cinta. Nada nuevo, eran tangos, todos supuestamente iguales (tan tan tan tan, tan tararaaaa tantan tan tan tan ....).

Hasta que, de pronto, la grabación (típica grabación de disco a casé, bajísima calidad) hizo que los bandoneones dejen de tocar y una voz de hombre me anunciaba una historia de un borracho en un bar. Me intenté imaginar un almacén de San Telmo (aunque el narrador hablaba del Paseo Colón que supongo queda cerca a la Casa Rosada) y me imaginé a la persona descrita. Asi, presté atención a la canción y a la letra, sobre todo. El rotundo mensaje del personaje fue el siguiente:


Sabe que es condición de varón el sufrir...
La mujer que yo quería con todo mi corazón
se me ha ido con un hombre que la supo seducir
y, aunque al irse mi alegría tras de ella se llevó,
no quisiera verla nunca... Que en la vida sea feliz
con el hombre que la tiene pa' su bien... o qué sé yo.
Porque todo aquel amor que por ella yo sentí
lo cortó de un solo tajo con el filo'e su traición...


La canción se llama "Sentimiento gaucho". Vamos, no es el mensaje mas agradable y optimista que he escuchado pero, digamos, la conjunción de la letra, la entonación y el mensaje me hicieron en ese momento entender el espiritu del tango, música nostálgica, triste, excluyentemente masculina en su repertorio, duramente romántica y rígida. Esa canción la escuché una y otra vez, excluyendo a las demás. La letra me la aprendí de memoria y cuando me sentí satisfecho de ella, empecé a escuchar otros tangos. Conocí a Astor Piazzola, a Julio Sosa (el varón del tango), Hugo del Carril, Roberto Goyeneche, y por fin conocí e identifique al mentadísimo Carlos Gardel.

Desde entonces he sido un aficionado al tango.

El otro día, esperando en la puerta de una entidad del estado a que saliera Omar, buen amigo y compañero de trabajo, descubrí en el equipo de su nissan un disco de tangos. Casi todos ya los había escuchado, muchos de ellos cantados incluso en la pobre versión de Julio Iglesias, y encontré esta canción que, no les voy a mentir, es un tango de esos típicos. Pero quizá sea uno de los mas bonitos. Esta versión la canta Carlos Gardel, la letra no dice mucho, pero me gusta la parte que inicia el coro "madreselvas en flor ....".



Madreselva - Carlos Gardel

Powered by Castpost


En realidad, no me hago muchas ilusiones que lo escuchen, pero espero que les guste. Digo, es un decir.


Gracias a Wikipedia por los enlaces

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mi amor si quieres lo escucho... pero lo bailas conmigo, jijijij, Malu

Laura Hammer dijo...

Claro, el tango es todo el romanticismo y el dramatismo en escena. Yo soy también una pasionada del tango y el que elegiste para poner es especialmente bello...Bueno, no se, una se engancha con la música.

un saludo.