lunes, 14 de mayo de 2007

Beni en Brasil.

La semana pasado con mucha fanfarria llegó el Papa a Brasil. Y se alegraron todos, lo cual es muy entendible. Lo gracioso me resulto el hecho de que, de pronto, sacerdotes y pios personajes hicieran un alto en las situaciones normales y escribieran y hablaran sobre cómo el hecho de que Bento (como se llama en portugués) haya llegado a Latinoamérica significaba un gran hito histórico, social y político en todos y cada uno de nuestros países.

Yo reconozco que la mayoría de la población peruana es católica. Pero también hay que reconocer que la gran mayoría de ellos, actúan como si no lo fueran. Que la gran mayoría de los que son y actúan, creen ciegamente en que Benedicto representa todo aquello en que creen y ven en él y su gente como el camino a seguir en muchos puntos. Yo estoy totalmente fuera de ese grupo.

Y es que parece gracioso que hablen de que la presencia del Papa va a repotenciar la paz mundial cuando el mismo pontífice llegó con la pierna en alto y repartió excomunión como pan caliente. Me parece gracioso que hablen que su presencia va a repotenciar la alicaída presencia católica cuando, salvo Sao Paulo, nadie realizó ni mas ni menos de lo que usualmente realiza. Me parece gracioso que hablen de que su presencia va a potencia una revolución social cuando lo único que terminó diciendo es que "la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros". Frase lírica con que se han acariciado los oidos de los necesitados en los últimos ... hummm ... ¿dos mil años?

Al contrario, Benedicto no señaló ni quiso dar señales de preocupación ante el hecho de que, justamente por excluir, la iglesia esta siendo excluida. Parece que para el y para los que lo aplauden carecen de sentido el hecho de que su doctrina social no está políticamente representada en ningún país de la región. Que actualmente ya se pasó del estado laico al estado arreligioso, que el mundo pide una actitud concreta de la Iglesia frente a las nuevas realidades y que incluya en su mundo a las personas que estos ancianos excluyen en su intolerancia y ortodoxia.

El país católico abanderado de la región, México, aprobó hace días la despenalización del llamado aborto antes de las 12 semanas de incubación. México y los adelantos sociales y científicos prescindieron de la Iglesia y de los "magistrales" discursos de Benedicto tal como calificaron sus sacerdotes el último que pronunció. Benedicto no se preocupó de cómo es que un país que era su fuerte le soltó la mano y empezó a andar solo, mas bien amenazó con excomuniones cuyos ecos no llegaron al DF. Los senadores siguieron viendo el partido del Cruz Azul.

¿Gran hito de la historia? A mi me pareció mas de lo mismo. Benedicto vino a Brasil para ver este lado del planeta y, para no ver la realidad de su organización, se rodeó de sacerdotes para que éstos lo aplaudan. Nada, absolutamente nada ha cambiado ni ha mejorado, ni lo va a hacer. Mas hechos concretos ha dado la visita de Alán a Piura que la visita del Papa. Y arranca una sonrisa que no se cómo calificar el que cada día encuentre un editorial nuevo de algún venerable sacerdote o pio señor (posiblemente de supernumerario de la obra) tratando de decirme cuán trascendental para la vida de todos es este acontecimiento.

Como punto final dejó a sus obispos y arzobispos en un Concilio que seguramente nos sorprenderá con noticias como que el limbo no existe o con declaraciones estériles de esas que llenan los estantes de sus bibliotecas. Mientras tanto, los grupos evangélicos seguirán en sus servicios cantando y aplaudiendo, los atormentados seguirán encontrandose con una Iglesia que le niega las respuestas y que mas bien le amenaza con un fuego eterno que ya no asusta.

Los que estamos en la vereda del frente veremos como es que, aparentemente, se va apagando, por la terquedad de sus dirigentes, una organización que buscó simplemente ser un estado poderoso cuando debió quizá ser una institución motriz en el desarrollo humano y que en algun momento, hace mas de un milenio, perdió el rumbo. Digo, es un decir.

7 comentarios:

Jen Frulita dijo...

la iglesia es quien ha alejado a mucha gente de ella misma por sus ideas que no se adaptan a los tiempos y condenando hasta lo incondenable cuando el mensaje de Dios está más claro que el agua.

Gabriel dijo...

honestamente me gustaria ser mas catolico para abordar el tema...pero ciertamente hay politicas adminitrativas en todas las instituciones

Dragón del 96 dijo...

Año a año los fieles del catolicismo van disminuyendo, y es lo mas logico que la extincion los sacuda... no me sorprenderia que Benedicto haga mucho para que ello suceda.

Ni que fuera JP2. Jejeje!

Slaudos.

saliendo del anonimato dijo...

Soy de las que "canta y aplaude", sin embargo reconosco que si de "NUEVA VIDA" se habla, no se trata del discurso de "salvación de infierno. El verdadero evangelio de Cristo es integral. Lamentablemente las necesidades sociales son tan urgentes que muchas veces los esfuerzos que se realizan por ser agentes de cambio en estas ralidades se notan minimamente... y en el peor de los casos, tan siquiera se evidencian.

Ana Lucía dijo...

Sinceramente,, no quisiera opinar mucho del tema, tengo una gran controversia con la Iglesia aca en Alemania, me pone de muy mal humor, la "mounstrosidad" de impuestos que exigen y recaudan,,,

Benedikto,, no se,, la verdad, no opino nada de el, estuve en febrero en el pueblo donde nacio,,le dije a mi mama: si vamos donde nacio Ratzinger,,

y mi mama: es el Papa, Anita, expresate bien, el Papa Benedikto,,,

estuve alli, conoci, camine, con mi mama, mi esposo y el Gunther,, pero sabes, que..nada del otro mundo para mi.

RacuRock dijo...

interesante opinion.. yo osy catolico cristiano medio practicante.. pero este papa no se que no me da confianza.. no tiene lo que el anterior tenia. y la iglesia sigue perdiendo fideles. bueno .. total todos creen en Dios y dios es el mimso cual sea la religion ue se practique..

El Gran RacuRock

Milhoras dijo...

El gran secreto de tener y mantener una religion, consiste señores y señoritas en creer en el fundamento, en la verdadera raiz de esa religion, no en las personas que " se autonombran guias" ni en las reglas que ellos mismos se hacen para tenerla facil, tu reconoces un Dios (cualquiera que sea su nombre) y vives de acuerdo a como tu inteligencia te dice que seria lo correcto, si crees que la iglesia catolica es beni y su sequito, seguro creeras que el islamismo es bin-laden y sus terroristas, las cosas no son asi, hay que ver a donde señala el dedo y no quedarse contemplando el dedo. yo soy catolico convencido, totalmente ajeno a ritos y cualquier tipo de ceremonia que reacionalmente no me convenza.